11/10/2020

Rincones con encanto por España

 

 

Tenemos la suerte de vivir en un pais con una gran  riqueza cultural y paisajistica, en el post de hoy queremos mostrarles algunos de los rincones más bonitos de España, hay muchisimos más pero necesitariamos dos vidas para visitarlos todos , aqui seleccionamos  algunos de ellos.

1. El Machu Picchu español

Las montañas de Masca, en Tenerife, parecen dioses que protegen al pueblo. Entre acantilados y riscos tomados por la vegetación se alza Masca, un delicioso rincón con una historia de piratas. Desde el pueblo, y tras una ruta de senderismo, se llega a la playa. De las nubes al mar.

2. Las minas de oro al aire libre

Esto son las tripas al descubierto de una montaña de El Bierzo (León). Las abrieron los esclavos del imperio romano para extraer el oro. Fue una obra de ingeniera, una explotación metódica, hoy cubierta en parte por castaños y robles. El paisaje de Las Médulas, de arena rojiza e historia, está en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1997 y Monumento Natural desde 2002.

3. ¿El pueblo más bonito de Huesca?

 

En pleno Pirineo Aragonés, cerca de Formigal, a orillas de un embalse, rehabilitado con la fuerza y la actitud de los propios vecinos. Lanuza es uno de los pueblos más bonitos de Huesca, pero no nos atrevemos a afirmarlo. También podrían serlo Alquézar o Aínsa, por poner dos ejemplos rápidos. Pero es que además la historia de Lanuza es intensa, dramática y, por tener un final feliz, atractiva.

Lanuza están en el Valle del Tena (Sallent de Gallego). Los vecinos de Lanuza no se resignaron. Iba a ser un pueblo hundido más. pero no.

 

4. El pueblo que se escucha

En medio del cañón del Ebro se eleva Orbaneja del Castillo (Burgos), un pueblo con encanto por su arquitectura, la naturaleza y su sonido. Un arroyo cruza Orbaneja a través de las casas, bajo sus suelos y rozando las fachadas. Termina en una cascada de cuento, el burbujeo es hipnótico.

 

5. La playa de Sakoneta

La playa de Sakoneta es un capricho natural. Forma parte del Geoparque de la costa Vasca Las olas han diseñado pacientemente este paisaje. Está en Deva, es rarísima y muy atractiva.

6. Las montañas de Anaga

Son mágicas y únicas. Las montañas de Anaga, en Tenerife, parecen un relato de fantasía. Primero hubo fuego, pero la vida ha tomado el lugar. La espesura de Anaga se encarma por precipicios. La bruma del Atlántica ha creado un econsistema que sólo puede verse aquí, en Azores y Madeira.

7. Lago de la Cueva (Parque Natural de Somiedo)

Casi todos conocen el Parque natural de Somiedo, en Asturias, pero pocos algunos de sus rincones más bonitos. Uno de ellos es el lago de la Cueva. Para llegar es preciso dejar el coche en el Altod e La Farrapona. Diez minutos de caminata después, se llega al lago. Podríais continuar la ruta (aunque es larga) y visitar los lagos Negro y Cerveriz. Es la ruta de los Lagos de Saaliencia

 

8. La cascada secreta de La Garrotxa

El gorg del molí dels murris es una maravilla. Está en Les Planes d´Hosteles, un pueblo pequeño de la Baja Garrotxa, en Girona. Es territorio de volcanes, pero el agua es cristalina, pura y fría. Envuelve el Gorg del Molí dels Murris un espeso bosque. Promete un chapuzón de película.

 

9. Urederra

Urederra es el paraiso turquesa de Navarra. Este rincón es el nacimiento del río Urederra, en pleno Parque natural de Urbasa y Andía, pacifica en un anfiteatro natural tras abrirse paso en el macizo de Urbasa. El río recorre 19 kilómetros hasta confundir sus aguas con las del Ega. Su belleza impacta.

 

10. Las nubes bajo tus pies

El Parque natural de las Peñas de Aia (Aiako Harriak) es el lugar donde se pueden contemplar las nubes bajo tus pies. Está en Guipúzcoa y suelen emerger de entre las nubes tres picos inconfundibles, a los que se le ha querido ver «la cara de Napoleón»: Irumugarrieta (806 m), Txurrumurru (821 m) y Erroilbide (837 m). El milagro sucede por la cercanía con el mar. A 10 km, la bruma que penetra tierra adentro se convierte en un mar de nubes con frecuencia. El entorno, de 6.913 hectáreas, está protegido desde 1995.

 

11. Mallos de Riglos - Huesca

Los Mallos de Riglos, en la localidad de Riglos, es una caprichosa formación geológica. Existen senderos que te permitirán hacer un recorrido por este monumento natural. Cerca del último párking en la entrada de la localidad, está la oficina de Turismo desde la que se inicia el sendero. A medida que se avanza por el sendero se descubre una maravillosa panorámica de los Mallos.

 

12. Cap de Formentor - Mallorca

Nos trasladamos hasta las Islas Baleares para disfrutar de una de las mejores puestas de sol del Mediterráneo. ¿Dónde? En el Cap de Formentor, en la isla de Mallorca. Es uno de los símbolos por excelencia de Mallorca. Una serpenteante carretera te llevará a lo largo de 18 kilómetros a una de las mejores panorámicas que puedas imaginar. Hay miradores dispuestos a ambos lados de la carretera. Sin lugar a dudas, el mirador de Sa Crueta, a 232 metros de altura, es el mejor lugar para disfrutar de las vistas al islote del Colomer. Todo un imprescindible. Para visitar Formentor, puedes alojarte prácticamente en cualquier punto de la isla pues, dada su geografía, estarás allí enseguida.

 

13. Mirador de Redondela - Pontevedra

El mirador Campo da Rata está en el municipio de Cedeira y tiene una de las panorámicas más bonitas de Galicia. En este punto, podrás divisar desde las islas Cíes hasta la ensenada de San Simón. Lo mejor es llevar calzado cómodo para disfrutar de la excursión hasta el mirador, pues no se puede llegar directamente en coche

 

14. Monasterio de Montserrat - Barcelona

El santuario de Nuestra Señora de Montserrat tiene su origen en el año 888, cuando el conde Wifredo el Velloso dona al monasterio de Ripoll la ermita de Santa María. Posteriormente, en 1025, el abad de Ripoll y obispo de Vic funda un nuevo monasterio en la ermita y en poco tiempo, se convierte en un punto de visita destacado para los peregrinos, quienes contribuyeron a dar a conocer entre la gente los milagros que obró la Virgen. Tras un periodo de decadencia, que coincide con las desamortizaciones y la guerra napoleónica, en 1844 se inicia la recuperación.

15. Acantilados de Mutriku, Deba y Zumaia - Guipúzcoa

El Geoparque de la Costa Vasca está entre el mar Cantábrico y las montañas vascas, abarca los municipios de Mutriku, Deba y Zumaia. El verde de los bosques y los pastos contrasta con los cobres y rojizos de la roca y el intenso azul del océano. Los 13 kilómetros de acantilados te permitirán conocer una formación de capas de roca llamadas Flysch, con más de 60 millones de años de antigüedad. Podrás visitar una capa negra que evidencia el impacto de un meteorito y la extinción de dinosaurios.

Esperamos que les haya gustado nuestro pequeño paseo por España, como siempre estamos a su disposicion para una información mas detallada.

¡ Porque viajar es la mejor terapia!

 

 

VOLVER A LISTADO DE NOTICIAS
Rincones con encanto por  España